28 de junio de 2017

José Rodríguez Infante: Una parada obligatoria


-Imagen: Círculo Rojo- 

Sinopsis

Estos relatos nacieron porque el azar quiso poner ante mis ojos a una serie de personajes que, sin decir palabra, hablaban por si mismos. No buscaba contar nada concreto, ni pretendía llevar a cabo ningún sesudo estudio etnológico, pero ahí estaban y ante las situaciones en los que me los encontré, me dieron el impulso para que al final fueran ellos mismos quienes escribieran su biografía. Las pasiones que desarrollaron o los valores que pusieron en boga, son fruto de su propia intención de vivir. Como no tengo dotes de pintor, ni de fotógrafo, no pude manchar un cuadro, ni plasmar un retrato; tomé lo que más a mano tenía, la pluma, y dejé que la tinta fluyera a su antojo. Los personajes han cogido sus cartas y se muestran dispuestos a comenzar la partida. Esperan impacientes. Ahora te toca a ti, lector, participar o no de su juego.


«… el motivo de mi visita a esta hora, tan inusual en mí, no es para sorprenderos en vuestro quehacer diario, que de eso no tengo queja alguna, sino para aclarar qué ha pasado en la cámara en las últimas veinticuatro horas, donde, según mis noticias, ha desaparecido un yogur.»


 José Rodríguez Infante despliega su saber, a la hora de escribir estos trece relatos, pues no pierde el hilo, mide el tiempo y lo acopla para que nada falte y nada sobre, despliega su imaginación y fluye en la trama presentándonos personajes y situación de manera limpia y concisa.
  Nos sumergimos en historias que nos harán sonreír, nos aflorará la ternura, la reflexión, el humor, la ironía y hasta participaremos del surrealismo tratado desde la cotidianidad. Nada nos parecerá exagerado o improbable. El autor sabe conducir al lector a ese mundo donde vivir en un contenedor de basura, por ejemplo, se hace normal, o que la Virgen de las Nieves nos cuente su historia desde la mortalidad más que desde la sacralidad y nos saque más de una risa, no ha de ser tarea sencilla si no ha planificado bien la trama y su estructura.


«… fue un pastor, para no variar, que andaba un día por aquí con las cabras y no habían hecho más que depositarme en lo alto de una mata, cuando me vio y como esta es una zona donde nieva con frecuencia, el buen hombre pensó que yo era un copo de nieve que había tomado esa forma, me buscó un recoveco apropiado y, durante un tiempo, tan solo él sabía de mi existencia, hasta que un día, con unas copitas de más, se fue de la lengua, se enteró el cura del pueblo y se presentó aquí con una comitiva que, sin venir a cuento, porque yo estaba más tiesa que todas las cosas, se arrodillaron, lanzaron plegarias al cielo y al grito de ¡la virgen, la virgen! el pastor añadió ¡de las nieves! Y se me quedó el nombre, que a mí no me gusta mucho porque eso delimita mi parcela creativa, pero, ¿qué le vamos a hacer?, los feligreses son así.»


El autor se ha arriesgado con Una parada obligatoria debido a la disparidad y es justamente eso lo que hace que este libro sea ameno junto a lo ya dicho. En cada relato hay un fondo de valores humanos, pero eso os toca a vosotros reflexionarlos si os animáis a leer este libro.
  Por mi parte he disfrutado mucho su lectura y volveré a releer cada relato cada tanto.
  Os lo recomiendo.

Editorial: Círculo Rojo
Nº de páginas: 144
ISBN: 9788490952283
Precio: 13€


13 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Lo tendré en cuenta

Besos

Marian Ruiz dijo...

Llega todo seriecito, con un discurso intrigante y argumentando la interrupción, y pegas un brinco porque ha desaparecido ¡un yogur! Es buenísimo... ¡Gracias por traerlo, Verónica!

Verónica Calvo dijo...

Noel, profe: recomendado!!!

Marian: ese relato tiene su "aquel". Es una situación entre absurda, surrealista y muy, pero que muy real. Ya te digo: he disfrutado mucho leyendo estos relatos.

Lola Barea dijo...

Mis felicitaciones a José Rodríguez, seguro que tiene que ser interesante leerlo. Éxito para esta obra que promete.

Abrazos Verónica.

Lola.

TORO SALVAJE dijo...

Tomo nota de la recomendación.
Viniendo de ti es una apuesta segura.

Gracias.

Besos.

tecla dijo...

Le deseo toda la suerte del mundo, Verónica.

lunaroja dijo...

No lo conocía, Gracias Verónica, lo tengo en cuenta! Me ha gustado mucho!

Rosa dijo...

Gracias, tomo nota.
Me gustan los fragmentos que nos dejas.

Un beso, querida Verónica.

Pilar V dijo...

Me estoy aficionando a los relatos cortos, así que tomo nota, la reseña me ha encantado.

Un beso

Sergio dijo...

Tú sí que vendes bien los libros. Me ha interesado mucho. Además, el formato cuento debería revalorizarse. En verano son ideales para momentos cortos entre chapuzón y chapuzón. En invierno también porque sirven para trayectos de transporte público. En tu casa ídem porque tienes piezas de gran intensidad antes de irte a dormir que empiezan y acaban. Y esta colección tiene muy buena pinta. Saludos

J. R. Infante dijo...

Mi más sincero agradecimiento a Vero por el interés que ha puesto en este libro, así como al resto de comentarios por la atención dispensada. Abrazos para todos

Patty dijo...

Iniciando con el pie derecho ya que está aquí ;) besos

Lichazul oo dijo...

enhorbuena ´por el autor y su obra!!! , que llegue a muchos ojos lectores
desde Chile un saludo