24 de junio de 2017

Hoguera

-Imagen Karol Bak-




Si su voz quedó amordazada,
¿quién canta en la alborada?
Desviste su cuerpo de lluvia
y se hace un vestido de plumas.
Se observa en el espejo
y no reconoce la ceniza que refleja.
Sale del enmarañado tiempo
y siente el pulso de la vida.
Abre un cofre y guarda
rostros grises y palabras de navaja.
Al crepúsculo arderá en la hoguera
todo aquello que fue y que no necesita.

Llamas y rescoldos serán adorno,
en el crepitar de la noche,
llevando humo a las estrellas.
Aspirará el olor de la leña
mientras sobrevuela el fuego
que la asesina y renace en este ritual
de la Noche de los Tiempos.
Y se coronará con laurel
alzando su rostro al cielo.

Y después,
sobre la ardiente tierra, nuevas huellas.

-Verónica Calvo-

22 comentarios:

tecla dijo...

Y de esta manera todo será purificado en esta noche antigua y mágica de S. Juan.
Precioso tu poema Verónica.
Un beso.

Rafael dijo...

Versos evocadores de esta noche pasada y de la propia vida.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Pareces una Diosa... igual lo eres...

Besos.

Anónimo dijo...

Muy bien atado, con los cuatro elementos como protagonistas y con la fórmula de una alquimista magistral.

Maite Lorenzo dijo...

Un poema perfecto para la noche de San Juan.

Besos

Rosa dijo...

Renacer, purificar, nuevas huellas ...
Esperanza.

Un beso y muchos, querida Verónica.

AdolfO ReltiH dijo...

UN RITUAL DE RENACIMIENTOS.
ABRAZOS

lunaroja dijo...

"sobre la ardiente tierra,
nuevas huellas"
Es sencillamente perfecto!
Define, remata, redondea este precioso poema!

Noelplebeyo dijo...

Divina

Besos

Carmen Silza dijo...

Hermoso ritual, la noche de San Juan es mágica, aunque a mi ahora me trae recuerdos tristes, por la falta de mi mama, nacio y es su santo el día de San Juan.
Beso Verónica, y feliz semana.

Sergio dijo...

Aunque me salí de esa noche y me inventé mi propia realidad alternativa quitándome de en medio, tu noche es mejor que las que pudiera haber vivido yo. Tus rituales son mejores porque nacen del gusto estético del arte y no de la superstición. Y ya sabes que yo ya solo creo precisamente en eso, en las musas. Saludos

J. R. Infante dijo...

La mágia de la poesía puede con todo, Vero. Por aqui, por este Sur que tan bien conoces, los asuntos del fuego dan miedo tratarlos de cerca.Buen trabajo.- Un beso

Anónimo dijo...

ESPECTACULAR, no puedo decir más.

Patricia

Taty Cascada dijo...

De rituales vamos por la vida. El fuego es capaz de llevarse todo aquello que nos causa dolor y en cenizas queda.
Un gran abrazo. Bello poema Verónica.

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien logrado el poema, amiga. Discursa estupendo y con buen gusto.

Abrazos

Patty dijo...

Momentos mágicos, relevantes, siempre tienden a dejar sus huellas :* besos

Verónica Calvo dijo...

Agradeceros los comentarios que dan sentido siempre a seguir con el blog abierto.

Carmen Silza, recibe un abrazo enorme. Las ausencias nos calan hasta el hueso.

Lola Barea dijo...

Me encanta, esa hoguera que encendemos cerca del mar, con el deseo que se queme todo lo malo, y mientras, pedimos que se hagan realidad los sueños.
Maravilloso poema. Gracias por compartir. Feliz semana, amiga.

Abrazos.

Lola.

Amapola Azzul dijo...

Cenizas de polvo frágil que delantan cualquier presencia.

Precioso y delicado fuego poético.
Un abrazo.

Demian dijo...

Tus letras siempre dejan la huella en.las arenas Vero. Hermoso poema...

Lichazul oo dijo...

rito y magia en la noche más hermosa
quizá un ave fenix resurge más fuerte ;)

abrazos Verito

LA ZARZAMORA dijo...

Precioso canto a la naturaleza que te rinde pleitesía bajo el manto de la noche mágica tras la que renaces, bella, entera, libre...

Un abrazo gigante, poeta.