10 de mayo de 2017

Alejandra Pizarnik: A la espera de la oscuridad

-Imagen tomada de la red-

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
Perdidas en el canto de los helados campanarios.

Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.

Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos


9 comentarios:

una chica de ojos marrones dijo...

me encanta!!!
mil gracias por compartirlo!!
besos!!

J. R. Infante dijo...

Gracias por compartir, Vero, una poesía de tanta altura.- Un abrazo

Sergio dijo...

Nunca me cansaré de leer y releer a Pizarnik. Ella también sumida en oscuridades varias. Saludos

Lichazul oo dijo...

ella es vigencia y emoción
desde el giro oscuro

besitos de sol

ReltiH dijo...

UNA DESOLACIÓN PROFUNDA...!!!
ABRAZOS

tecla dijo...

Para mi me resulta tremendamente triste, como si no hubieran caminos, ni centellas, ni lechuzas mirando al infinito.
Tan solo soledad para una niña ciega que nada le hizo al mundo.
O no he entendido nada.

lunaroja dijo...

es maravillosamente desgarradora!

Conchi dijo...

Cuanta infelicidad se desprende de su poesía, le tocó vivir una vida poco grata, lástima que tuviera un final tan trágico siendo tan joven. Gracias por traernos su poesía Verónica .

Besos.

Rosa dijo...

A mí su oscuridad me ilumina.
Es un poema triste pero dulce. Una tristeza dulce.
Siempre la miro así, me gustan mucho sus versos.

Un beso, querida amiga.