26 de marzo de 2017

Vengo del mundo

-Imagen Nicoletta Tomas-
Cierro la puerta.
Necesito escucharme,
sustentarme, equilibrarme.
Prefiero esta soledad,
que está en mis manos,
al ruido de voces falsas
que saturan el espacio.
Si soy un poco tuya
no olvides que no tengo dueño,
no soy sumisa y en duelo me bato.

Cierro la puerta.
Vengo del mundo y necesito
despojarme de lo mundano.


-Verónica Calvo-

18 comentarios:

Verónica Calvo dijo...

Perdona, Rafael, blogger no me permite publicarlo, no sé por qué.

Rafael ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Vengo del mundo":

A veces es conveniente cerrar la puerta un rato...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Te entiendo a la perfección.
Qué harto estoy de todo y de todos.

Besos.

J. R. Infante dijo...

Pues si, hay que pararse y reflexionar, y dedicar un tiempor a deleitarse con poemas como este.- Un abrazo, Vero

Noelplebeyo dijo...

Tú, vida interior

Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Ese silencio es necesario para encontrar la paz y el equilibrio, que el mundo actual nos va robando día a día...Nos pertenecemos a nosotros mismos y a ratos con nosotros debemos estar en soledad.
Mi felicitación por esa síntesis profunda y rotunda, amiga.
Mi abrazo y feliz semana, Verónica.

Chesana dijo...

Comparto lo dicho por Rafael, porque la soledad pedida y querida no es siempre mala.

Abrazo.

Rosa dijo...

Sí, viene muy bien hacerlo.
Es necesario.

Gracias a ti y un beso muy grande, querida Verónica.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

aislarse del ruido hace bien
pero cuando el ruido es uno mismo a veces la solución solo aumenta la ansiedad

besos de sol

LA ZARZAMORA dijo...

Entonces ni lo pienses...
Nadie mejor que una sabe de la necesidad de las treguas ;)


Un beso, preciosa.

Marinel dijo...

Es un constante, cada vez más y peor, vivir sin vivir en una...como que el hartazgo va ocupándonos por entero...
Alejarse, si quiera unos segundos, es vital y en tu caso...poético.
Besos.

Sergio dijo...

Cuando tienes un mundo interior lo suficientemente rico no necesitas buscar a nadie a la desesperada. No hay relación más sana que la que se emprende por gusto y no por necesidad. La soledad voluntaria es mejor que la compañía forzada con esas voces falsas de las que habla el poema(sí, hay mucha saturación de esas voces que hablan por hablar). Te va a costar hacerte entender en ciertos lugares. Lo mundano no acepta que le cierres así la puerta y lo dejes fuera. Un abrazo

Anónimo dijo...

si, cerrar la puerta y despojarse de todas las voces falsas que saturan el espacio, como muy bien dices en tu poema.

Patricia

Carmen Silza dijo...

El silencio impuesto es nocivo, pero el que elegimos en una pócima para el alma.Muy poético, me ha encantado.
Feliz comienzo de semana, Veronica.
Bss!

Rosana Marti dijo...

Vero si puedes hazlo...cierra esa puerta. Besos preciosa!!

ReltiH dijo...

DESPOJARNOS DE TODO LO INSULSU. NOS HACE BIEN.
ABRAZOS

José Valle Valdés dijo...

Bien se me da el poema, amiga. De gusto.

Abrazos

María Socorro Luis dijo...


...y a veces aislarse para ser una misma.

besos

Trini Reina dijo...

Sslir de la generaludad y descansar, adentrándose en un@ mismo...

Besos