24 de septiembre de 2017

Espido Freire: Llamadme Alejandra

-Imagen tomada de la red-

Sinopsis

Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo.  Echa de menos a su amigo Rasputín, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki.
En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.


Mi opinión:


«Nos han despertado en mitad de la noche a gritos porque nos espera un nuevo viaje. Nicolás se ha levantado, ha abierto la puerta y a través de ella, semicerrada (yo aún en camisón, el Nene asustado y confuso), ha hablado con el comisario Yurovski
—¿Qué ocurre?
—Nada, no se preocupen, no se alteren. Obedezcan con la mayor presteza posible y todo saldrá bien.»

Así comienza esta historia narrada en primera persona por Alejandra Fiódorovna Románova, cuyo verdadero nombre era Alix De Hesse, nieta de la reina Victoria de Inglaterra, última emperatriz de Rusia, casada con el zar Nicolás II.
A lo largo de las 360 páginas, la autora nos adentra en los recuerdos de la zarina. Descubrimos no a una zarina, si no a una mujer que, pese a su posición y educación, siente y vive como cualquier mujer.

«He cometido muchos fallos en mi vida, muchas decisiones erróneas. Soy impetuosa, soy leal y apasionada, y por lo tanto proclive a dejarme llevar por mi primer pensamiento y por mi última intuición.»

Su noviazgo y preparación para su vida en Rusia, la llegada a la corte rusa, la tensa relación con su suegra y con algunos pintorescos familiares de Nicolás, su religiosidad, sus embarazos, su sufrimiento por no parir un varón y la llegada de este, el descubrimiento de que el futuro zar es hemofílico, el carácter de sus hijas y de su marido, lo que ella hizo y no fue entendido por el pueblo ruso, su enfermedad, sus amistades y la que tanto ha dado hablar con Rasputín, sus miedos y sufrimiento. Y también el profundo y sensual amor entre los zares.
Me ha gustado especialmente que no se recree en lo más conocido de la historia de Alejandra: la supuesta relación adúltera con Rasputín.
Freire le da el tratamiento de un personaje más en los recuerdos de la zarina, dándole el lugar que le corresponde como hombre santo que tanto ayudó a la familia en momentos de crisis, así como a otras personas.


Creo que Dios premia al mundo con los dones depositados en algunos de sus hijos. Yo fui afortunada al conocer a Rasputín. Mi esposo no encontró nada que reprocharme en esa amistad, de manera que ¿qué derecho tenían otros para prohibírmela? Un hombre que hizo todo lo que estaba en su mano para evitar la guerra, un santo varón que nunca causó daño a nadie…»


La novela no me ha parecido espectacular; de hecho, el personaje histórico de la zarina no tiene en sí mismo nada llamativo ya que llevó una existencia plana y triste, no hay nada nuevo o que casi no se conozca en la trama, hay una serie de cortas cartas que no he entendido a qué vienen, pero lo que sí me ha gustado es la manera de resolver el final por, repito, estar narrado en primera persona.
Pese a que está bien resuelto, y esto en una opinión muy personal, creo que la autora debería haber encabezado en capítulo 55 con algún dato que situara al lector. No digo más, sería spoiler.

En definitiva: una novela bien escrita y sobre todo bien resuelta, con un trabajo de investigación que queda manifiesto en la lectura, y como no conocía la pluma de Espido Freire, a pesar de que no me ha acabado de gustar esta novela, sí me ha motivado a leer más a la autora.

¿Habéis leído esta novela? ¿Qué os ha parecido? ¿Pensáis leerla?
Contadme…

Autora: Espido Freire
Editorial: Planeta (Premio Azorín 2017)
Nº de páginas: 368
ISBN: 9788408169406
Precio: 20,50€


20 de septiembre de 2017

Soy libre -a veces como el viento-


-Imagen Katia Chausheva-
Soy
la sed del desierto
y también la del deshielo.

A veces
soy silencio.
Páramo y bosque
donde guarecerme del desaliento.

Como el viento
me muevo
entre montañas y senderos.
Soy inerte, incluso yaciente,
cuando agotada, duermo.

Libre
cuando el pensamiento me deja
y siempre solitaria viajera de la vida.


-Verónica Calvo- 

16 de septiembre de 2017

Principio y final

-Imagen Victor Vasarely-


Al principio
las sonrisas,
la mirada llena de chispas.
El abrazo
que te abarca como si fueras salvavidas.
Miles de gratitudes que sabes acabarán en reproches.

Su subida al pedestal
con la mente obnubilada.
Su delegar desde la pretendida importancia.
La estrella fugaz devorada entre cometas.
El ego abofeteado; tiran la piedra y esconden la mano.

Y al final
señalar con el dedo acusador
a quien apostó y perdió más que nadie.
La ofensa de aquellos que se engolaron
y la confirmación de que te desechan como a un apestado.

-Verónica Calvo-

12 de septiembre de 2017

El amor como Leteo

-Imagen tomada de la red-
Un nombre a buen recaudo
entre las costillas.
Mirada esmeralda
en la mía reflejada.
Dos vidas suspendidas
en el filo del abismo.

                      N a d a.

Desde el albor hasta el ocaso
los deseos como nubes se deshilachan.

                                              C a ll a.

Y esta música tuya que me entregas
a golpe de sangre que bombea.
Y este sumergirme en el amor como Leteo
para diluir(te) en todo lo que te hace grande.

                                                    Olvidemos.

                                         -Verónica Calvo-
                                            -A E.-

8 de septiembre de 2017

Bukowski: Desentrañarlo hasta el fondo


-Imagen tomada de la red-

La valentía de algunos se acerca al miedo
y el miedo de algunos se acerca a la
valentía
y yo admiro al valiente más que al atemorizado,
y a veces soy el uno o el otro
y a veces no soy ninguno de los dos.

es entonces cuando estoy en plenitud: ni valiente
ni atemorizado

limitándome a cascar nueces en mi cálido
nicho

mientras las flores se esfuerzan por crecer
mientras la música se afana en agradar

mientras las mujeres aman a
otros.


-De Escrutada la locura en busca de la palabra, el verso, la ruta-

4 de septiembre de 2017

Esperando



Tal vez
llegues un día
como un relámpago
que abre surco
entre las nubes.
Yo te espero.
Mansa. Callada.
Con una mano alzada
para que me veas.
Las horas se alargan
como siglos en la historia.
Y, aun así, aquí sigo,
de lunes a domingo
sin importar festivos.

Ven pronto, alegría.

-Verónica Calvo-

31 de agosto de 2017

De futuros y presente

-Imagen tomada de la red-
Que tiempos mejores
están por venir,
dicen y repiten como autómatas.
Pero hoy,
el claro es opaco
y el oscuro es, quizá, menos negro.
El optimismo me cansa
y el negativo me aburre.

En estos tiempos planos
todo está quieto. 

          E s t á t i c o.

Sí, vendrán tiempos mejores,
de hecho, siempre suceden.
Pero hoy me anclo en el presente.

       -Verónica Calvo-




27 de agosto de 2017

Monet

-Claude Monet-


Hay un jardín
donde habita un alma.

Rosas, naranjas,
      azules, amarillos,
              rojos y lilas.

Hay una pequeña casa
donde anida la idea.

Telas, óleos,
        pinceles y paletas.

Al tenue sol de Giverny
el espíritu del pintor
cruza el puente japonés.
Se complace
descansando entre nenúfares.

Tiempo de Tiempos,
ocaso en la alborada,
funden como hierros,
en esta paz. En esta calma.


-Verónica Calvo-

21 de agosto de 2017

Exposición: El renacimiento en Venecia

 -Imagen Museo Thyssen-Bornemisza-



El renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura.

El museo presenta una exposición dedicada a la pintura veneciana del siglo XVI, con obras maestras de artistas como Tiziano, Tintoretto, Veronés o Lotto procedentes de importantes colecciones y museos.

Desde la importancia del color y la observación del natural a través de la imagen del poder y la belleza como argumentos, hasta la destrucción de la pincelada y el color en las obras de los últimos años, retratos, pastorales, temas mitológicos y religiosos permiten descubrir la evolución de esta pintura creada en una de las ciudades más bellas del mundo.

Comisario: Fernando Checa
Catálogo realizado con la colaboración de Fundación Abertis

Del 20 de junio al 24 de septiembre de 2017

Museo Thyssen-Bornemisza
Paseo del Prado,8
Madrid

Horario hasta el 4 de septiembre: de martes a sábado de 10:00 a 22:00 y domingo de 10:00 a 19:00 
 Lugar: sala de exposiciones temporales (planta baja)
 Precio general: 12€
Entrada gratuita: lunes de 12:00 a 16:00

-Imagen: Retrato de una mujer joven llamada “La Bella”, de Palma El Viejo (Jacopo Negretti)-

14 de agosto de 2017

Un Poeta se queda

-Imagen Duy Huynh-
He visto tu trigo
ausente de consciencia.
He saboreado
mil cuerpos en tus versos.
He ascendido
y agarrado tu cometa.
Llévame a ser ceniza
antes de ver la aurora.
Nutre con arcilla
este vacío de tanta deshora.

Quédate. No molestaré.
Instálate, como ese pájaro de tu verso,
que vuela en la cárcel de su cielo,
y dame más poesía.

Sí, Poeta,
no lo sabes, pero te quedas.


-Verónica Calvo-

2 de agosto de 2017

Alberto Conejero: Como recién llegado al mundo


-Imagen tomada de la red-


Como recién llegado al mundo,
a la estampida de raíces a la que llamamos vida,
aprenderás de nuevo el orden de los astros,
la laboriosa ciencia de ser en otros
otra vez solo, tú,
polizón de los días que aún te aguardan.

No esperes el asilo de los pájaros.
No aguardes el consuelo de la nieve.
Aquí, arrojado, aprendiz del oficio
de intemperie, comprenderás, tarde o temprano,
que no hay albergue en el corazón de un náufrago,
si no es para las olas.

-De Si descubres un incendio-

27 de julio de 2017

Email

-Imagen tomada de la red-
Recibí un email
muy afectuoso.
Me preguntaba si estoy mejor
y si la vida me sonríe de nuevo.
Después de las formalidades,
pasó a presentarse.

Dijo que lee mis poemas
desde hace años;
aseguró tener mis poemarios
en la mesilla de noche y
acabó pidiéndome que, por favor,
deje la poesía sombría
y vuelva a mis orígenes,
aquellos donde versaba
al amor continuo con sus florituras.

Me pregunto
con quién me habrá confundido.


-Verónica Calvo- 

20 de julio de 2017

Exposición: Madama Butterfly y la atracción por Japón.

-Imagen: Crisantemas, de Pedro Sáenz y Sáenz-


Madama Butterfly y la atracción por Japón. Madrid, 1868-1915


El 20 de noviembre de 1907 se presentó en el Teatro real de Madrid la ópera Madama Butterfly de Giacomo Puccini. Ciento diez años más tarde -coincidiendo con una nueva programación de la ópera de Puccini en el Teatro Real-, el museo organiza una pequeña muestra que sitúa aquel estreno en el contexto de la moda japonista que recorrió gran parte de Occidente en el último tercio del siglo XIX, y de la que Madrid también fue partícipe.

La exposición reúne unas cuarenta y cinco piezas de formato y técnica diversa, a través de las cuales se ofrece la ocasión de profundizar en el temprano coleccionismo madrileño de arte japonés, en la popularización de la cultura nipona a través de la moda, el teatro y la música de la época, y en la impronta de Japón en pintores e ilustradores activos en la capital en el cambio de siglo.

Un destacado apartado está dedicado al propio estreno de la ópera de Puccini en el Teatro Real de Madrid, en 1907, bajo la dirección de Luis Paris. En él se pueden contemplar por vez primera las fotografías de geishas utilizadas para diseñar los decorados y mobiliario, así como los figurines originales, obra de Joaquín Xaudaró.

22 de junio - 27 de agosto de 2017

Museo Thyssen-Bornemisza
Paseo del Prado,8
Madrid

Lugar: balcón primera planta
Hora: lunes de 12:00 a 16:00 y de martes a domingo de 10:00 a 19:00
Entrada gratuita


La exposición es muy pequeña, ya que consta de 46 piezas entre objetos, cuadros y lo relacionado a la ópera de Madama Butterfly, pero merece la pena solo por ver el cuadro de Pedro Sáenz y Sáenz, Crisantemas, propiedad de la Exca. Diputación Provincial de Málaga.

13 de julio de 2017

Mente humana

-Imagen Brooke Shaden-

De nada sirve la huida
ni escalar las altas cimas
en las que pretendes el olvido.
Tal vez morir día a día
no sea ese espanto en la creencia.

Ahora te sometes.
                           Ahora te rebelas.

Repasas
hasta donde alcanza la memoria.
Te agitas, gritas en silencio
y muerdes la soledad que te anida.
Angustia vital. Depresión. Pozo.

Ahora no lo asumes.
                               Ahora lo asimilas.

Qué extraño se hace
saberse contenido en la estructura.
Cuánto ahogo sientes
en esta prisión donde, en verdad,
no eres… ¿y qué eres?

Ahora lo crees.
                       Luego, lo olvidas.


-Verónica Calvo-

7 de julio de 2017

Baudelaire: Tristezas de la luna

-Imagen tomada de la red-

Esta noche, la luna sueña con más pereza;
Tal como una beldad, sobre numerosos cojines,
Que con mano distraída y leve acaricia
Antes de dormirse, el contorno de sus senos,

Sobre el dorso satinado de las muelles eminencias,
Desfalleciente, ella se entrega a largos espasmos,
Y pasea sus miradas sobre las imágenes blancas
Que trepan hasta el azur como floraciones.

Cuando, a veces, sobre este globo, en su languidez ociosa,
Ella deja escapar una lágrima furtiva,
Un poeta piadoso, enemigo del sueño,

En la cavidad de su mano coge esta lágrima pálida,
Con reflejos irisados, como un fragmento de ópalo,
Y la coloca en su corazón lejos de las miradas del sol.


(De Las flores del mal)

2 de julio de 2017

Desde que te fuiste


-Imagen Duy Huynh-
Desde que te fuiste
la almohada no huele a lavanda,
ni existen los paseos de domingo.
La noche es menos callada
porque el sueño es más esquivo.

Antes eras tú,
y era yo,
porque éramos nosotros.
Ahora soy yo
y el cansancio extremo de los días.

 -Verónica Calvo-

28 de junio de 2017

José Rodríguez Infante: Una parada obligatoria


-Imagen: Círculo Rojo- 

Sinopsis

Estos relatos nacieron porque el azar quiso poner ante mis ojos a una serie de personajes que, sin decir palabra, hablaban por si mismos. No buscaba contar nada concreto, ni pretendía llevar a cabo ningún sesudo estudio etnológico, pero ahí estaban y ante las situaciones en los que me los encontré, me dieron el impulso para que al final fueran ellos mismos quienes escribieran su biografía. Las pasiones que desarrollaron o los valores que pusieron en boga, son fruto de su propia intención de vivir. Como no tengo dotes de pintor, ni de fotógrafo, no pude manchar un cuadro, ni plasmar un retrato; tomé lo que más a mano tenía, la pluma, y dejé que la tinta fluyera a su antojo. Los personajes han cogido sus cartas y se muestran dispuestos a comenzar la partida. Esperan impacientes. Ahora te toca a ti, lector, participar o no de su juego.


«… el motivo de mi visita a esta hora, tan inusual en mí, no es para sorprenderos en vuestro quehacer diario, que de eso no tengo queja alguna, sino para aclarar qué ha pasado en la cámara en las últimas veinticuatro horas, donde, según mis noticias, ha desaparecido un yogur.»


 José Rodríguez Infante despliega su saber, a la hora de escribir estos trece relatos, pues no pierde el hilo, mide el tiempo y lo acopla para que nada falte y nada sobre, despliega su imaginación y fluye en la trama presentándonos personajes y situación de manera limpia y concisa.
  Nos sumergimos en historias que nos harán sonreír, nos aflorará la ternura, la reflexión, el humor, la ironía y hasta participaremos del surrealismo tratado desde la cotidianidad. Nada nos parecerá exagerado o improbable. El autor sabe conducir al lector a ese mundo donde vivir en un contenedor de basura, por ejemplo, se hace normal, o que la Virgen de las Nieves nos cuente su historia desde la mortalidad más que desde la sacralidad y nos saque más de una risa, no ha de ser tarea sencilla si no ha planificado bien la trama y su estructura.


«… fue un pastor, para no variar, que andaba un día por aquí con las cabras y no habían hecho más que depositarme en lo alto de una mata, cuando me vio y como esta es una zona donde nieva con frecuencia, el buen hombre pensó que yo era un copo de nieve que había tomado esa forma, me buscó un recoveco apropiado y, durante un tiempo, tan solo él sabía de mi existencia, hasta que un día, con unas copitas de más, se fue de la lengua, se enteró el cura del pueblo y se presentó aquí con una comitiva que, sin venir a cuento, porque yo estaba más tiesa que todas las cosas, se arrodillaron, lanzaron plegarias al cielo y al grito de ¡la virgen, la virgen! el pastor añadió ¡de las nieves! Y se me quedó el nombre, que a mí no me gusta mucho porque eso delimita mi parcela creativa, pero, ¿qué le vamos a hacer?, los feligreses son así.»


El autor se ha arriesgado con Una parada obligatoria debido a la disparidad y es justamente eso lo que hace que este libro sea ameno junto a lo ya dicho. En cada relato hay un fondo de valores humanos, pero eso os toca a vosotros reflexionarlos si os animáis a leer este libro.
  Por mi parte he disfrutado mucho su lectura y volveré a releer cada relato cada tanto.
  Os lo recomiendo.

Editorial: Círculo Rojo
Nº de páginas: 144
ISBN: 9788490952283
Precio: 13€